martes, 7 de agosto de 2012

Te quiero, lejos.




Se acercan los 27 años y el tiempo parece que no tiene piedad en concederme un pequeño “kitkat”. Desde el 29 de junio arrastro un nuevo trabajo que no me deja tiempo para mi vida social, no hay hueco para unas cañas si no son en el trabajo y junto a mis compañeros de trabajo. No tengo queja alguna de ellos pero… quiero un respiro. Que mi mejor amigo este en Madrid no ayuda nada en mí día a día aunque tampoco tendría tiempo de verlo. CAOS!! Nunca pensé que lo diría pero “vivo para trabajar”, quien realmente me conozca no se lo creerá pero si, efectivamente eso es lo que estoy haciendo ahora mismo. Tengo que ver el lado positivo de las cosas y no sé porque pero me está costando verle ese lado, muchas veces me siento aislada de la gente e incluso de mi misma… perdida en el tiempo. ¿Nunca os ha pasado que no sabíais en que día vivíais? Pues a mí me pasa TODOS los días. Controlo mi vida menos que el mando de la tele y eso que ahora mismo os estoy hablando de trabajo pero ¿Qué pasa con mi vida sentimental? Siempre hablando de lo mismo y ahora no se me pasa por la mente ni mentarlo, si mi vida social es un CAOS, mi vida sentimental es peor todavía. Sigo siendo un objetivo atrayente para algunos, esos algunos para unas horas lo que viene siendo un polvo y si te he visto no me acuerdo. Sabéis que yo no soy chica de una noche y por mucho que me guste esa persona suelo evitar roce alguno, marco distancia o desaparezco del mapa. ¿Pero si cierta persona esta “pico y pala” y realmente te gusta? Con un simple roce y un ligero escalofrío me recorre todo el cuerpo. Mi cuerpo por naturaleza quiere algo que mi mentalidad “anticuada” no le puede dar y por el momento va a ser que se va a JODER! ¿Y mi corazón que dice? Ese está siempre pensando en ideales imposible, romances de película, casa, perro e hijos cuando realmente mentalmente odio a los niños y la habitación que toda mujer reserva para ellos, yo la utilizaría como vestidor. ¿Hola? ¿Qué está pasando? Me estoy dividiendo en 3: cuerpo, corazón y mente. Si hago caso a mi cuerpo estaría todos los días F…….., si hago caso a mi corazón seguiré soltera por mucho tiempo y mi mente… de vez en cuando se le va la pinza de mala manera y decide impulsivamente arriesgarse y tirarse a la piscina más cercana, más de uno quisiera ser esa piscina, estar en el momento justo.

En definitiva, me voy a centrar en sacar algo de tiempo para mí y mis amigas, después ya vendrá lo que tenga que venir.

Buenas noches a todos!