martes, 25 de enero de 2011

Sedienta de DETALLES...

Estoy sedienta de detalles. Esas pequeñas cosas que hacen que los días dejen de ser monótonos, parece que en esta sociedad donde vivimos, los detalles han dejado de estar de moda. Sé que os he hablado sibilinamente muchas veces sobre esto, pero hoy quería hacer un post solamente sobre este tema que llevo pensando unos cuantos días.
Me parece lamentable que hayamos perdido esa actitud de tener detalles con la gente que queremos, con la que nos interesa o simplemente a la que queremos mantener en nuestra vida, a cualquier nivel. Si nos metemos en el campo sentimental, ya ni te cuento la importancia que cobran los detalles, al menos para mi. El hecho de ser detallista con esa persona especial. Quizás yo peco en demasía, por eso también valoro tanto cuando los tienen conmigo, cosas tan tontas e importantes a su vez, como: Una nota pegada en la nevera con un "Cenamos juntos esta noche? TQ", un mail en mitad de la vorágine del trabajo, un sms sorpresa, una mirada complice en una cena con amigos, una flor en la almohada sin venir a cuento, una simple tarjeta con cuatro letras en el momento adecuado, una carta expresando lo que sientes en ese momento, un besazo en mitad de una discusión, una simple llamada antes de irte a dormir o un "Qué tal te ha ido el día pequeña?", un " Que preciosa estás hoy" de vez en cuando o un "Te quiero" repentino en mitad de una conversación de política (por ejemplo)...

No se, me parece tan importante cuidar ese tipo de cosas... Creo que es lo que hace que la vida merezca la pena, esas pequeñas cosas, esos detalles... A todos los niveles y tenerlos siempre con esas personas que merecen realmente la pena, que han pasado por tu vida, que están en ella para quedarse!

Yo estoy sedienta de eso, es cierto que mis amigas tienen un millón de detalles conmigo, especialmente estando en contacto conmigo siempre, a todas horas, prestándome sus orejas siempre que las he necesitado, que decir de mi familia, esos si que son incondicionales, pero a nivel sentimental, he tenido poca suerte, me ha quedado siempre la sensación de haber dado siempre muchísimo más yo que ellos, esa sensación de quedarte con cara de boba cuando después de todo, sientes que has hecho el imbécil,te sientes sub-mental, te han sacado lo que han querido y que a pesar de que siempre lo he hecho y lo hago de corazón, no deja de dejarte ese mal sabor de boca del que intento deshacerme, pensando en que simplemente, soy así y a estas alturas de la película, con casi 26 tacos que me caen este año, ya no voy a cambiar, así que cada vez que me enamore, seguiré siendo la misma estúpida de turno que se deshace y rompe la cabeza para sorprender y hacer feliz a esa persona, que una vez más, creeré en ese momento que se lo merece, a pesar de que el tiempo, al menos hasta hoy, me ha llevado a pensar que quizás simplemente ensalzo una realidad, que en el fondo no existe. (A los hechos me remito, mis príncipes SIEMPRE se han convertido en rana de nuevo...)

Sin más solo quería reivindicar que seamos más detallistas, no tiene que ver con gastar dinero, es importante darse cuenta que con detalles creativos, incluso gratuitos al día de hoy, se puede arrancar una sonrisa a cualquiera, hasta en la más larga de las lejanías, es sólo quererlo hacer y proponérselo... No perdamos las buenas costumbres de antaño, tanto en la caballerosidad de la época de Cary Grant, como en el gusto y en la feminidad de Marilyn Monroe o de Audrey hepburn ... Como veis yo siempre mencionando a los clásicos, a los que siempre me emocionaron y me enseñaron que hay cosas que no deberíamos perder jamás...

Buenas Noches a tod@s...