viernes, 7 de enero de 2011

Todo muy RARO....

Me siento extraña con lo que veo a mi alrededor... Todo parece que empiezo a verlo desde fuera,, a valorar las cosas desde otro punto de vista, y de nuevo llego a la conclusión de que ni sé qué es lo que quiero ni lo que busco, pero tengo clarísimo justamente lo contrario, sé lo que no quiero y lo que no quiero encontrarme más. Al menos, supongo que es un paso.
La gente que conozco por ahí, en garitos cuando salgo con mis amigas, son realmente lamentables. No existen temas de conversación interesantes, no existen miradas cómplices sino pedradas en la cabeza vulgares con indiscretas bofetadas que solamente te entran ganas de taparte con cuello vuelto, coger el bolso e irte a tu casa y no salir más. No existe un ambiente agradable donde las personas salgan sin abusar de nada, donde simplemente haya el objetivo de disfrutar, conocer gente nueva y llegar a casa sano y salvo sin percances y sin necesidad de compañía sino apetece. Parece que sino te llevas a uno a casa, la noche no a merecido la pena, y sin embargo cuando lo haces, porque parece que es lo que toca, resulta que sólo estás pensando en a ver cuando pilla la indirecta de irse ya porque no vamos a desayunar juntos, ni probablemente no vayamos a ver más el jeto en la vida... Es lamentable, pero me niego a dar mi móvil, tengo claro que no me apetece que lo usen, al menos no me he encontrado ninguno que me apetezca que lo haga, con lo que me quedo con una vacía y falsa sonrisa diciendo: No, es que no tengo móvil... (Se lo cree alguien? Yo que soy Doña movil pegado a la oreja?) En fin... Que no me queda otra que reírme de mi misma, asumir que por lo menos mientras esté en este estado de pasotismo total y comparativa continua, no me apetece nada con nadie, y que sólo me queda seguir a lo mío, seguir buscando qué es exactamente lo que quiero, cómo lo quiero y cuando lo tenga claro ir a por ello, mientras tanto, con estar tranquilita...Creo que me vale...



...