domingo, 2 de enero de 2011

¿Ami-enemigos o amigos?


De ilusiones se vive, ¿verdad? Lo cierto es que es realmente complicado encontrar personas afines a uno mismo y aún más difícil que además esa persona tenga aficiones parecidas a las tuyas, casi imposible que comparta tus creencias y valores más básicas que dictan y mediatizan de alguna manera nuestra manera de actuar y razonar, y ya inverosímil, que esa persona se cruce en tu camino y no la dejes escapar. ¿Cuando vienen las desilusiones? ¿Cuando llegan los sustos respecto a personas que creías que reunían todas estas cualidades? ¿Qué ocurre cuando se caen desplomadas todas las expectativas que habíamos puesto en esa persona que a priori parecía ser interesante e importante en tu vida? ... Qué difícil es dar con supuestos amigos que están cuando se les necesita de verdad, y casi imposible que aun con todo los celos y la envidia no se carguen todas esas ilusiones y expectativas que habías depositado en esa supuesta amistad... Está claro y cada día tengo más claro, que el quid de la cuestión para ser realmente feliz en todos los campos, especialmente en tema amigos y amores es no depender jamás de las expectativas que nosotros mismos nos creamos al hacernos una idea no siempre acertada de lo que son las personas y el significado que tomaran en tu vida. Dar por hecho que simplemente la gente está de paso y seguir viviendo sin esperar nada de nadie, ni lo más mínimo, supongo que yendo así por la vida las decepciones acaban por dejar de tener protagonismo en nuestras malas rachas, en esos malos momentos, dejando de sufrir por personas que no lo merecen, supongo…


...