miércoles, 27 de julio de 2011

Cambios...


No he tenido mucho tiempo de escribir, he tenido mucho trabajo, mucha fiesta y he hecho de guia turistica para una amiga de Sevilla que era la primera vez que pisaba Alicante. Creo que no se llevo mala impresión porque quiere volver... yeah! Soy buena guia turistica ;) He estado arreglando el tema "barcelona" y no me tendre que "prostituir", tengo de plazo hasta septiembre para pagar el primer pago del master :)

Y la verdad es que si, últimamente me están pasando cosas que sin duda podría definirlas como sueños/pesadillas pasajeros, algunos tan reales que parecen verídicos, pero sólo por un tiempo, que como las hojas de los árboles, en Otoño, se desvanecen poco a poco, balanceándose de lado a lado, como si bailaran en el espacio del tiempo, hasta caer, reposando en el suelo durante horas, durante días , llegándose a arrugar y a endurecer la silueta de la misma, secándose del todo y desapareciendo entre el resto de las partículas que residen en el áspero y desagradable asfalto, mezclándose con el resto de basura sin sentido que solemos marginar, casi casi, sin dejar huella...

Está siendo un año extraño, lleno de controversias, donde me estoy despojando de personas que han pasado por mi vida, muchas de ellas llevaban muchos años, otras menos tiempo pero intenso, la realidad es que la selección natural del tiempo hace que en ocasiones, sin yo elegirlo, y en otras siendo yo la que ha tomado la decisión, estoy cortando radicalmente con muchas de esas personas que más que hacerme la vida fácil, solamente me la han complicado, enrevesado o incluso simplemente estaban de atrezzo, con lo que han pasado sin pena ni gloria.

Tras pasar por una época complicada, de la cual estoy saliendo poco a poco, tras caérseme muchos valores arraigados en mi vida, tras analizar punto por punto el sitio donde me encuentro y si estoy donde quería estar o donde pensaba estar desde hace años, he llegado a la conclusión que ahora estoy y soy más fuerte. Está claro que "Dios aprieta, pero no ahoga" y te da lecciones, suficientemente duras, como para saber sobreponerte y salir del bache con mucha más fuerza, garra e ideas más claras. Quizás este tipo de hostias, hacen que veas la vida de otra forma, acomplas tus pies en este frío asfalto en el que vivimos, como comentaba antes, y empiezas de nuevo a caminar con un nuevo escenario, donde todo parece haber cambiado, donde hay que amoldarse a nuevas situaciones, extrañas y desconocidas que acaban siendo el pan de cada día, como fue lo anterior, en su momento.

Ya no existe en mi las decepciones con las personas, en general. Ni a nivel sentimental, ni a nivel personal. Creo haberme llevado suficientes desengaños como para con casi 26 años, saber qué merece la pena, qué no la merece y hasta qué punto es rentable perder el tiempo entregándose a personas que jamás te han valorado ni lo harán nunca.

En conclusión me he vuelto algo más insensible, algo más inerte y probablemente algo más dura que hará que disfrute mucho más de lo bueno y que relativice lo malo como se merece, de manera que mi entrega sea absolutamente medida en cada caso y tire para adelante en cada situación como mejor sepa o pueda. Supongo que como siempre digo, esto debe significar que estoy madurando.

Muchas hojas otoñales y efímeras han caído en mi vida ya, seguro que otras tantas caerán, lo sé y lo tengo claro, y me dedicaré simplemente a analizar hasta qué punto merece la pena darle o no importancia, luchar o no por ella,s e intentar que no se desvanezcan del todo, agarrándolas como pueda y demostrando mi interés porque sigan vivas en mis ramas, en mi vida... Demasiada poca gente merece la pena, y cada día me doy más cuenta de que probablemente moriré rodeada de los míos, sin muchas más personas de fuera, la mayoría acaban fallando, acaban asomando ese egoísmo que nos identifica como humanos, y acaban por dejarme de interesar a mí. Y lo mejor, no sólo no me preocupa, sino que me hace sentir mucho más tranquila. Necesitaba serenidad, tranquilidad, equilibrio y buscar ese camino que me haga ser feliz, quitándome lastres que sólo me hacían arrastrarme tantas y tantas veces, ahogándome en situaciones ajenas que me quitaban el aire para despreocuparme de mis propios problemas, ésos que efectivamente en cualquier momento pueden adueñarse de mi vida, como he podido comprobar en estos últimos meses, con lo que en definitiva, me quedo con una buena e interesante conclusión: Quiero y deseo disfrutar, rodearme de gente que realmente valore lo que soy y lo que puedo aportar en su vida, y luchar por lo que es importante, dejando de lado todas esas preocupaciones banales que solamente nos arrancan tiempo y nos enturbian las ganas de sonreír...

Mañana tengo una entrevista de trabajo y si tengo suerte el día 8 de agosto estaré toda una semana a gastos pagados en Madrid haciendo un curso para incorporarme a la empresa, desearme SUERTE!! ;)




Carpe Diem...

No hay comentarios: