jueves, 16 de junio de 2011

Sapos y líquenes


Tanto tiempo después descubro que quizá aquellas lágrimas no fueron del todo inútiles. Que probablemente sea necesario abrir de vez en cuando las compuertas de ese embalse de pena líquida que algunos llevamos dentro. Aunque sólo sea para que no se nos llene el alma de sapos y líquenes.

...

No hay comentarios: