lunes, 10 de enero de 2011

Y una vez fue algo realmente glamuroso....


“Está todo perdiendo demasiado encanto…” terminaba mi anterior post y lo reitero. Estoy muy cabreada por la entrada en vigor de la Ley del Tabaco. Yo no es que fume mucho, la verdad, pero los pitillos que me fumo me gusta fumármelos tranquilamente y no tiritando en una acera, más que nada porque me ha costado mucho dinero (porque también ha subido el precio del tabaco, claro) y para mi fumar es un momento de relax y de placer, no un chute, ni una droga. Lo que antes era un placer y símbolo de glamour, sofisticación y estilo de vida guay, ahora se ha convertido en la peor lacra que uno pueda tener. Si fumas eres un outsider total, un pobre desgraciado que no sabe lo que se hace y que no valora su salud y lo que es peor, una especie de maníaco que pone en peligro la salud de los demás.

También respiro el humo de los coches y no apaleo a los conductores, aguanto el ruido ajeno y los pitidos que son fatales para mi sistema nervioso, aguanto la mala educación de la gente y montones de cosas más dañinas que fumar o respirar el humo de un pitillo, como por ejemplo, los programas de la televisión que atontan a las masas.

Y es que los fumadores somos los nuevos apestados de la sociedad. Ya sé que muere mucha gente y que los que no fuman no tienen por qué tragarse el humo de los demás, pero de ahí a que te prohíban fumar en un parque (¡por Dios bendito!) esos padres o gobernantes que piensan que fumar en un parque da mal ejemplo a nuestras criaturas, deberían enchufarse a la tele en horario infantil y ver las cosas que se tragan los niños (no de humo, si no de tele)

Lo que hay que hacer es ser respetuoso con los demás y no tratar a los que fumamos como apestados ni como “asquerosos”. Si no quieres fumar, no fumes, pero respeta mi derecho a hacerlo y no me satanices por ello. Porque yo, como fumadora ¿por qué tengo que soportar continuamente comentarios tipo “qué asco” “por qué no lo dejas” o “te vas a coger un cáncer” “no sé cómo puedes” . ¿Es que yo acaso me meto con los demás y les digo: ¿por qué no intentas comer un poquito mejor y no esa porquería que te metes, no ves que pesas 100 kilos? ¿Has pensado alguna vez en leer un libro? ¿Es que no te interesa nada más que Sálvame Deluxe? Y es que francamente, creo que en este país tenemos problemas mucho más graves que el humo del tabaco.

¿Qué daño hacía tener en un local partes de fumadores y otras de no fumadores? ¿Por qué no puede decidir cada negocio si se puede o no fumar en su local? ¿Me denunciará mi vecina por fumar en el portal, ya que es una zona común del edificio? ¿Acabarán denunciándome mis propios vecinos? No me extrañaría, dado el percal en el que vivimos.

Por no hablar de algunas zonas infectas que habilitaron para los fumadores hace dos años en las que prácticamente te ahogabas como si aquello fuera Napalm (léase las peceras de los VIPS o las zonas de fumadores de los aeropuertos, muy bien pensadas, para que los fumadores tragásemos nuestro humo y el de 500 pitillos más) pero total, nosotros éramos fumadores.

Porque el tabaco es fatal y mata muchísimo ¿pero el alcohol? ¿Por qué de paso no prohíben en los bares el consumo del alcohol también? ¿Tenéis una idea de la gente alcohólica que hay en España? ¿De los accidentes que causa la gente que va borracha en el coche, por ejemplo? ¿De los problemas familiares, discusiones, palizas que ocasiona el alcoholismo? No se en vuestros barrios, pero en los bares de mi zona es normal ver a gente tomando solysombras a las 9 de la mañana y nadie se echa las manos a la cabeza. ¿Cómo acaba alguien que empieza a beber coñac a las 9 de la mañana?

Antes te dejaban fumar en todas partes pero ahora, cuando vas a cualquier casa, te echan al tendal con tu pitillo. Que yo lo entiendo. Que en casa de cada uno cada cual haga lo que quiera pero es que a los antitabaco ya sólo les falta ponernos una estrella en el brazo como hacían los nazis con los judíos.

Por no hablar de los letreros y fotos de los paquetes de tabaco, que son de juzgado de guardia: “Fumar puede matar” (gracias, no lo sabía) “Fumar puede ocasionarle una muerte lenta y dolorosa” (muchas gracias pero no tengo prisa…) “Fumar causa impotencia” (es que resulta que igual me gusta más el tabaco que el sexo)

Y los peores son los “conversos”, aquellos que lo han dejado…esos son los más integristas de todos. Y te dan ganas de decirles: “¿perdona? ¿Con esas me vienes tú, que te fumabas tres cajetillas diarias”. Me parece muy bien que seas sano, pero a mi déjame en paz”.

Y yo solo fumo dos o tres pitillos al día. Realmente me da igual. A mí no me afecta y si me afecta, pues me aguanto. Es el integrismo lo que me molesta. Que hay que ser solidarios, pero con todos, no sólo con los que no fuman.

Y entiendo muy bien a la gente que no quiere llegar a casa apestando al humo de los demás, a los trabajadores de la hostelería que se pasan 10 horas respirando un humo que no han elegido pero ¿no podíamos haber pensado en un término medio? ¿Y nosotros qué?


¿Qué pensáis de este tema los fumadores y los no fumadores?

...

No hay comentarios: