martes, 26 de octubre de 2010

Volando a ras del suelo.....

Ciertamente este mes de Octubre está siendo un mes extraño, cargado de muchas dudas, de varias decepciones a sumar a la lista y por qué no, está siendo un mes de crisis de identidad total. Me he planteado un millón de cosas, en 26 días de mes, tantas que no sé si seré capaz de ordenarlas todas y llegar a conclusiones coherentes en todas y cada una de ellas. Está claro que la acumulación de problemillas han hecho que ya de paso que tengo que reflexionar sobre ellos, me plantee realmente un poco toda mi vida, desde el principio hasta el final. Necesito encontrar el equilibrio en todo, dejándome de apoyar en el resto de las personas que tengo a mi alrededor y dedicándome a pensar en qué es lo quiero de mí misma y luchar por ello. Como bien me dijo mi queridísmo anónimo en uno de los comentarios de mi extenso blog, me centro muchísimo en el tema del amor, es casi el pilar más importante en mi vida, tanto cuando lo tengo (o creo tenerlo), como cuando lo pierdo, dejando de lado, probablemente pilares quizás más importantes a los que dejo de prestarles la atención que se merecen, como trabajo, mi propio bienestar, amigos o familia... Y me ha dado mucho que pensar. Considero ridículo actuar así y efectivamente he de reconocer que quizás no sea lo más adecuado en ningún caso. Los amores me hacen vivir el momento a tope, dar y regalar todo lo que tengo y todo lo que soy, desde el principio y sin medida, y los desamores, que antes o después, parece que siempre llegan, consiguen que me abandone, que se me quiten las ganas de levantarme por la mañana para seguir con mi vida, y parece que todo se acaba, sumiéndome en una especie de depresión absurda y dejando perder muchos momentos potencialmente estupendos por estar sumida en mi propia pena. Efectivamente esos momentos no volverán, los pierdo, se me escapan entre los dedos y no soy consciente de lo estúpida que he sido hasta pasados unas semanas e incluso meses.
En conclusión que una vez, como el puto Ave Fénix, volveré a resurgir de mis propias cenizas, volveré a levantarme, intentaré ponerle remedio a todos y cada uno de los problemas que tengo y que me vayan surgiendo y sobre todo sin esperar jamás nada de nadie, probablemente eso sea lo mejor para no pillarme los dedos por enésima vez y es que me parece lamentable, tengo 25 años y sigo una y otra vez cagándola siempre en los mismo temas, en mis puntos débiles, en los putos sentimientos que siempre me pueden...
Como Marilyn Monroe, que se tiró la vida buscando el amor, intentando encontrar a alguien que la quisiera por su corazón y que lo único que encontró fueron tíos que quisieron aprovecharse de ella de un modo u otro, sin pensar en que dejarla en la estacada una vez más podría acabar con su corta e intensa vida como al final ocurrió.
En fin, hoy ha sido uno de esos días donde mi queridísima Marilyn ha estado en mi cabeza, he pensado mucho en ella y de algún modo u otro, como nos pasa a los mitómanos, siempre entendemos las desgracias de nuestro ídolos, como desgracias que pueden llegarnos a todos en algún momento, por qué no, también eran personas... En definitiva que se acabó sufrir más y que a partir de hoy mismo, toca empezar a levantar, otra vez más, el vuelo...