sábado, 2 de octubre de 2010

¿Obstinación o cabezonería?


Encontrar al tipo ideal es como consumir caramelos de propaganda; puede que tengas que comerte treinta con sabor a naranja pero,si le pones empeño y no permites que la desesperanza se instale en tu corazón, el siguiente podría ser, al fin...¡el de sabor a coca-cola!