miércoles, 29 de septiembre de 2010

Regla de 3...

No sé muy bien por qué esperamos tanto de las personas que supuestamente creemos que tienen que estar ahí. A veces me pregunto por qué no seremos más inteligentes emocionalmente hablando y dejamos pasar los momentos de la vida SIN ESPERAR nada a cambio. Seria todo mucho más fácil, más altruista y probablemente no lo pasaríamos tan mal cuando la persona de la que esperas algo no te da nada a cambio, porque pensarías libremente que no tiene por qué hacer nada al respecto. Sin embargo si tras tu actuación esta persona hiciera algo, reaccionara de algún modo especial, sería realmente fantástico, mágico y seria motivo de celebración. Creo que viendo lo visto que de la mayoría de la gente (fuera de mi familia) que espero algo nunca recibo nada, lo mejor y más sano para mi salud mental, será dejar de esperar nada de nadie. Seguro que así seré mucho más feliz...


...

¿Jodidamente rayada?

Entre muchos de mis pensamientos actuales hay uno que me está matando. Me está matando porque siempre he luchado contra él, siempre he creído en el amor como un "ente" maravilloso que todos los seres humamos tenemos derecho a sentir, a vivir y a disfrutar. Resulta que tengo 25 palos, he vivido varias relaciones serias, varias amistades con roce y algún que otro rollete y todas ellas me llevan a la conclusión de que el amor como siempre lo soñé, claramente no existe. Es jodido darse cuenta de una idea tan meridianamente clara. No confío, no siento, no me involucro y resulta que cuando me decido a hacerlo me llevo la hostia de turno que me lleva de nuevo a la misma conclusión. Mirando con algo de objetividad a mi futuro sentimental tengo la ligera sensación de que éste es un poco turbio,diría que casi difuso y es que está claro que no busco mi suerte en este campo porque tropiezo una y otra vez conmigo misma. Creo que estoy enamorada del amor tal cual siempre lo dibujé en mi mente y en realidad no tiene nada que ver con la realidad de las relaciones personales que estoy teniendo, que he tenido y por lo que veo, tendré. Parece que como que esto de lo sentimental es una parte básica de mi vida,y sí, lo reconozco así es. No es que sea lo más importante ni tampoco básico en mi vida, pero ciertamente cuando siento algo parecido a eso es como que todo lo demás pasa a un plano secundario, aun a sabiendas que es un comportamiento cuanto menos bueril.

En definitiva una y otra vez sumando decepciones y es que lo mejor será que me cierre como un mejillón asustado hasta que salga el sol de nuevo en primavera, porque está claro que este frío, estas lluvias y este aire, sin duda no me ayudan a moverme como debería ni a centrarme en lo que realmente es importante : Mi familia, mis amigos, mi trabajo y por supuesto...Mi Yo.
 
 
...

Esperando que suene..............


Cuántas veces nos hemos visto en la situación de tener el móvil en la mano, e incluso de estar mirándolo fijamente encima de la mesilla de noche, pasan los minutos, sigues esperando a que suene, da igual una llamada que un sms... Sigues mirándolo... Compruebas que tiene batería, que tienes línea... Sigues esperando... Y sigues esperando... Lo tiras con mala gana encima de la mesilla de nuevo, y tu mirada irremediablemente se va hacia el puto móvil que impasible, sin vibrar y sin iluminarse sigue ahí como si nada... Tras un rato tiras de él, llamas a una amiga, a una conocida, a tus padres, haces el recorrido de llamadas pertinentes con el único objetivo de dejar pasar el tiempo sin mirarlo, porque mientras lo tengas en la oreja dejas de acosarlo con la retina... Además nunca se sabe si en alguna de estas llamadas puede salirte un buen plan alternativo al que en realidad estas deseando que te propongas... Tras consumir 100 pavos en móvil con la tontería y en escasa una hora, tiras de nuevo el teléfono con rabia, lo miras de reojo y disimulas viendo la TV o leyendo ese libro de amor pasteloso que tanta rabia te da la protagonista, en tu mente parece Doña Perfecta... Y el móvil... Sigue sin sonar... Y es que cuando queremos que suene normalmente es porque hay alguien que deseas que te llame, te proponga un plan romántico a poder ser y no tengas ni que hacerte derogar... Pero señores... Éso sólo pasa en las películas, porque lo normal es que no suene y si lo hace te llame el típico Buitre de la noche anterior al que le diste el móvil por aburrimiento y para que te dejara en paz y tras identificar la llamada, guardas el número de teléfono con :"No coger, pesado" y volvemos a seguir esperando a que suene...

Lo único que tiene positivo todo esto es que esta obsesión dura un tiempo corto, cuando se van sumando los días y el puto teléfono no suena dejas de darle la importancia que crees que tiene una puñetera llamada, con lo que dejas de observarlo como una posesa y asumes que la gente llama cuando quiere hacerlo... Mientras... Mejor que llames tú y salgas de fiesta...



PD: Sonará hoy???