martes, 3 de agosto de 2010

El juego se acabo....

Después de varias semanas sin hablar y sin vernos, sigo deseando escribirte, contarte y de algún modo sentir que sigues ahí. Te echo de menos, echo de menos las conversaciones que teníamos hasta las tantas de la madrugada, ese peculiar “hoooombre” o ese “hola ¿Qué tal?” con una amplia sonrisa como tu solo sabes, echo de menos ese oso amoroso que te salía cuando menos me lo esperaba y tanto me gustaba, echo de menos que me presentes a la gente que tu más quieres… que parecía que me hacías un pequeño hueco en tu vida aunque después no resultase así…. pero al menos me consuela saber, atendiendo a las fotos que tienes colgadas en Tuenti, que estas disfrutando a tope y que eres muy feliz (por las sonrisas tan inmensas que logro ver en esas instantáneas). Me alegro muchísimo, de verdad, supongo que como todos, tú también te lo mereces. Te lo has ganado.

Estos meses atrás hemos tenido un contacto un tanto extraño que posiblemente haya sido eso lo que me haya estado atando a ti. Siempre he vivido alguna situación surrealista, diferente o lo más insospechado del mundo, divertido, desagradable, diferente o especial, pero los momentos piscina a las 6 de la mañana no tienen precio. He de reconocer que a nivel personal has dejado el listón, quizás, un tanto alto… El chico que le intimidaba una mujer con pendientes de perlas ha dejado huella en mi, ese chico que se creía poca cosa porque me tenía a mi parece ser algo idealizada y fuera de su radar, que era demasiado pija o incluso algo tan absurdo como el tener estudios universitarios. En fin, que quiera o no, estas ahí, sigues ahí...

Y es que supongo que después de haber tardado tanto tiempo en volver a SENTIR, del modo que sea, difícilmente puedo cambiar el chip y volver a abrirme completamente a cualquiera, así que sigo explotando esa imagen de “Femme FATALE” que tan mal se me da y que a poco que el tipo sea observador, me descubre descaradamente…

No sé si quizás te deseo tanto porque sabía que JAMAS IBAS A SER PARA MI, lo tenía clarísimo y probablemente esa lucha personal conmigo misma entre lo que deseaba y lo que había, me hicieron creer que el hecho de zanjarlo todo podría ser la mejor opción para pasar página, dejar de pasarlo mal y empezar hacer mi vida, me creía en el derecho de cerrar la puerta para abrir una ventana, una ventana enorme por donde entrara muchísima luz, abrirla de par en par, respirar aire profundamente y empezar a disfrutar de una relación real, de verdad, no quedarme solo con el deseo de tenerla con alguien que está en otros menesteres… Tengo casi 25 palos ya, y aunque estoy encantada de estar soltera y disfrutar de mi vida a tope con quien quiero y como quiero, está claro que todos en algún momento de soledad en casita, esos terribles domingos… Echas de menos un abrazo, una mirada, una peli en el sofá o un simple “te quiero”… Que tonta soy verdad? Supongo que es lo que tiene ser una sentimentaloide… ¡Que le voy hacer!
Solo puedo decir que espero y deseo que esa sonrisa que he visto en tus fotos sea de por vida y que sigas disfrutando de todo y de todos del mismo modo en que lo haces, sin duda una muy buena filosofía de vida.


CUIDATE Mr. BIG.
Hasta Siempre...