jueves, 8 de abril de 2010

Sueños que rompen con TODO.....


He soñado que andaba por la primera planta del Corte Inglés del Paseo de Soto y de repente y sin pensarlo me daba por correr por esos pasillos estrechos de la zona de Menaje del Hogar arrasando con toda la cristalería, figuritas horteras de porcelana y todo aquello que con solo rozarlo se pudiera caer, romper en mil pedazos y por tanto destrozar. Me tiré así todo el sueño. Cuando me cargué todas las estanterías, sin que nadie me dijera nada... La sensación que invadía todo mi cuerpo era de volver a empezar... Una liberación en toda regla.

Ha sido un sueño muy alentador puesto que esas agallas que mostré en él, me he dado cuenta de que aunque no es necesario montar la de San Quintín en el Corte Inglés, he tenido la valentía de tomar una decisión y ejecutarla sin dejarme llevar por la estúpida melancolía del pasado, ni por el qué dirán ni por el miedo a reproches. Sin duda en mi sueño, tuve un par. Cuando me he despertado me he dado cuenta que muchas veces nuestro subconsciente nos pasa una mala pasada en nuestros sueños, haciéndonos ver nuestros miedos, nuestras necesidades, nuestras caretas diarias de un modo muy real, tanto que te levantas sobresaltado con una terrible sensación de realidad que cuesta unos segundos asumir como sueño...

Esta mañana estuve realmente pensativa, queriendo averiguar qué había significado mi sueño, qué directrices quería darme a entender mi subconsciente que sólo me habla cuando estoy sobada y al despertar estoy como un zombie flipando por lo ocurrido. Normalmente cuando tengo sueños, de la índole que sean, a los pocos minutos de haberme despertado suelo olvidar lo soñado, al menos los detalles más clarividentes de dicho sueño, y esta mañana mi miedo era ése, no quería olvidar ni una de las sensaciones que había vivido esta noche en el Corte Inglés, no quería perderme ni una de las decisiones tomadas en ese sueño, ni las caras de las personas que supuestamente desempeñaban el papel de dependientes, porque sin embargo todas ellas pertenecían o había pertenecido en algún momento a mi vida personal... Había sido realmente fuerte...

En definitiva creo que tengo esa necesidad de romper con el pasado del todo. A nivel sentimental me he dado cuenta que desde mi último gran amor, solamente me he dedicado a seguir perdiendo el tiempo con tipos que en realidad no me han ofrecido gran cosa, de los que no he aprendido demasiado, lo bonito de mis relaciones sólo habían existido en mi cabeza, era yo la que quería vivir un cuento que nunca tuvo perdices, además los disgustos y los malos rollos han sido mucho más cuantificables que los buenos momentos y que realmente me he dedicado a perder el tiempo, a casi enlazar una relación con otra, atándome de tal manera que he perdido la oportunidad de hacer un millar de cosas con mis amigos o con mi familia por quedarme a la vera de estos susodichos amantes y la realidad es que esa sensación de pérdida de tiempo actualmente con 24 años y teniendo a mis mejores amigas un tanto lejos parece ser que todo se me hace más difícil, más cuesta arriba... Quizás ahí se encuentre el quid de la cuestión, quizás ahí resida mi sed de romper con todo mi pasado, con lo que me ha hecho no terminar de disfrutar de mi vida como siempre hubiera querido, dejando de lado mis propias necesidades a cambio de "no estar sola". Ciertamente ese miedo a la soledad, esa sensación de conformarme con el primero que me tratara medianamente bien (al menos a priori) ha sido la culpable de mi comportamiento. Supongo que lo único positivo que saco de todo esto es darme cuenta a tiempo, empezar a re-diseñar como quiero que sea mi vida como siempre he querido vivirla, sin tener que anteponer ningún "Guays nais" que controle o gestione mi tiempo de ocio, mis fines de semana o simplemente mi factura de teléfono. Está claro que mi desencanto abrumador con los hombres es tal, que supongo que ha ayudado a que despertara con todo el suelo lleno de cristales y es que en el fondo de verdad que estoy desilusionada conmigo misma por mis estúpidas elecciones en el ámbito sentimental, y por otro lado decepcionada con el ser humano en general. ¿Acaso un sentimiento tan puro, tan real, tan altruista como el amor en esta sociedad en la que vivimos ha dejado de estar de moda?

El egoísmo, la mentira, el engaño premeditado, la falta de respeto, el aprovechamiento consciente y la falta de sentimiento hacen que al día de hoy me cueste creer en la gente que purula por mi vida, en general pongo en tela de juicio todo y a todos y es que supongo que mi ración de DESCONFIANZA se había disipado demasiado. El otro día lo dije y lo repito, cuento a mis amigas con una mano y ella lo saben y con ello me conformo, lo demás me va a importar bien poco. Al día de hoy, con mis amigas a kilómetros de distancia, me he dado cuenta que prefiero muchas veces pasar más tiempo conmigo misma, sola en mi casa, que tener que estar perdiendo el tiempo con gente que no me llena, con tíos que no me aportan nada y con supuestas amistades que en el fondo no me han enriquecido nunca.

Supongo que en estos momentos de soledad, de querer romper con todo es en realidad cuando puedes hacer un tanteo al respecto de la gente que realmente merece la pena, ésa que se acuerda de ti aunque no las veas tanto como antes, que descuelgan el teléfono o que simplemente te proponen un café para verte, supongo que ésas son las que al día de hoy valen realmente la pena. Quizás sea el momento de valorar, de poner en una balanza y de hacer un pequeño filtro en la agenda del móvil, quedándome así con menos teléfonos, pero sin duda con los que valen de verdad...

Es un momento duro éste de romper con el pasado y con parte de la gente que aparece en tu presente, pero tengo claro que después de la tormenta viene la calma, que tengo cosas mucho más importantes en qué pensar ahora mismo que efectivamente me sobrepasan y tengo que poner en solfa como siempre he hecho y que este hecho sólo va ayudarme a aclararme un poco más, y dejar de buscar, quizás seguro que así encuentre cuanto menos me lo espere algo que merezca la pena de verdad... Y sino... ¿Habría algún problema?...





...una llamada en el tiempo de descuento?


Si hay descuento, hay partido...