martes, 23 de marzo de 2010

Dejádme decidir cuánto Dolor estoy dispuesta a soportar...

Según mí querida RAE el dolor significa: 1.Sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior. 2. Sentimiento de pena y congoja.
Solo nosotros somos dueños de nuestras vidas, somos quienes comenzamos a tomar nuestras propias decisiones de qué queremos vivir, cómo queremos vivirlo y si nos apetece o no involucrarnos. Muchas veces tenemos la necesidad de sentirnos egoístas utilizando aquello que otro nos pueda ofrecer a cambio de conseguir nuestra propia estabilidad personal, suena duro, pero exactamente es así. Solo nosotros decidimos porque o por quien queremos soportar más o menos dolor, realmente hay veces que compensa el pasar una mala racha para después disfrutar de la buena. Estás en todo tu derecho de necesitar SENTIR y por tanto de agarrarte a aquella persona que sobre el papel parecía correcta y que con el tiempo, aun a sabiendas de que no iba a llegar a buen puerto, quisieras llegar hasta el final del recorrido con todas las consecuencias, habiendo sumado más momentos, más caricias, más sueños y por qué no más ilusiones. Creo que eso nos ha pasado a todos. Es cierto que cuando estas metido hasta las trancas en una situación sentimental, no eres capaz de verlo con objetividad, a diferencia del resto de las personas que te rodean, que sin saber por qué parece que se vuelven sabios por un día, tienen su momento de Gloria y te sueltan la frasecita de marras... Pero normalmente cuando hacen eso son personas que realmente te quieren y llevan mucho tiempo demostrándotelo, ellas acaban teniendo razón. Nosotras dentro de nuestra vorágine somos algo conscientes de que la cosa está turbia, pero nuestro deseo de querer seguir rascando, de querer seguir sintiendo, por nuestro miedo a la soledad o quizás a no recibir más ni una llamada ni un sms a tiempo... Tiramos hasta el final, y es que es muy duro el sentirte sola... Y así un día y otro...

Respecto al titular, si lo extrapolo a mi persona creo que tras unos cuantos minutos pensando sobre él, creo que ya he tomado la decisión de que NO estoy dispuesta a seguir sufriendo, creo que mi nivel de aguante está rozando ya el fondo y es que tengo 24 años y la sensación sentimental que me queda al día de hoy, es que no he hecho otra cosa más que perder el tiempo con tipos que sólo han pasado por mi vida, muchos de ellos sin casi dejar un recuerdo bonito del que poder sonreír hoy... Es lamentable porque sin duda por todos o por casi todos ellos lo he pasado mal, he sufrido y siempre que la cosa se ha dejado he sentido el mismo miedo, la puta soledad. ¿Acaso he de aprender a vivir con ella? ¿Será ella la que me acompañe toda la vida y sin embargo estoy intentando reemplazarla con actores de segunda que sólo me llevan a despistarme de lo verdaderamente importante en mi vida? ¿Será que me estoy replanteando absolutamente todos los parámetros de mi vida porque en el fondo no les he prestado la atención que merecían en su momento? Me he pasado la vida anteponiendo las necesidades o proposiciones ajenas a las mías propias, he estado casi un cuarto de siglo dando tumbos como una marioneta en manos ajenas. Estoy agotada necesito VIAJAR, conocer más cosas, más gente, más modos de vida diferentes, más opiniones, escuchar otras canciones que me hagan sorprenderme porque estoy de Bisbal y el Reggeton hasta las narices...

Me espera un gran mes de Abril, tengo todas mis esperanzas puestas en este mes. Viene mi gran amiga Sofía con las pilas cargadas, vienen las vacaciones con más fuerza que nunca y empiezo estando sola en casa del 2 al 5, ¿Qué más puedo pedir?




De la lucidez a la locura... sólo un pensamiento...