viernes, 12 de marzo de 2010

Soy.........


Virginiana, con insomnio frecuente. Histérica compulsiva. Activa y pasional con problemas de temperamento. Con una vena rebelde y generalmente me siento diferente y fuera de lugar. Suelo pensar que siempre tengo la razón... aunque al "resto del mundo" no le cause gracia. Dramática. Se dar un buen espectáculo. Con una mente aguda y una lengua afilada, en general me gusta discutir. Conservadora y algo escéptica. Creo que leo a los demás... aunque todavía no me entiendo a mí misma. Con permiso para enamorarme... aunque lo hago poco. Usualmente, resentida con la vida.

Eso dicen las malas lenguas...


¿Des-confiada?

¿Qué es confianza? Yo como des-confianza debo de decir que es una palabra difícil de entender y bastante usada. Según mi querida RAE: Esperanza firme que se tiene de alguien o algo. Bien y ahora me viene repentinamente a la cabeza esta pregunta lógica: ¿Acaso es posible tener una firme esperanza en alguien o en algo?, ¿Cuánto tiempo es necesario para cerciorarse precisamente de que has regalado tu confianza a la persona adecuada? Creo que hasta que no te ves completamente metida en la “mierda” no te das cuenta de que esa confianza es real. Mis escasas experiencias me dicen que antes o después la confianza que he ido depositando fuera de mi ámbito familiar, ha sido normalmente traicionada, pisoteada, abofeteada o totalmente destruida, lo cual lleva como conclusión plantearse si merece la pena regalarla de nuevo a la primera persona que parece encajar conmigo de algún modo, ya sea a nivel sentimental como a nivel de amistad. Ahora estoy defendiendo lo indefendible una vez más ¿Confiada? Si, una vez más con el corazón en una mano y la confianza en la otra, defiendo a cierta persona. Está claro que es complicado, que el movimiento se demuestra andando y que sin duda el día a día hace que todo vaya tomando el cáliz que merece, supongo. Las palabras se las lleva el viento y aunque solo me ha dado palabras sin demostrarme nada, aun sigo ahí… a ciegas y sin saber aun que puede pasar mañana y a pesar de recibir... “una de cal y otra de arena”, ¿la confianza nos ciega? ...100%. Me cuesta confiar en las personas, tengo la sensación de que mi mala suerte a la hora de rodearme y elegir personal ajeno a mi vida, me va a perseguir siempre y es que está claro que parece que no sé seleccionar demasiado bien.

Algo que también me mosquea es la desconfianza que yo misma creo en algunas personas que he conocido últimamente. Ciertamente no me conocen, no saben quién soy en realidad, qué siento o qué me conmueve, pero simplemente mi careta de tía divertida, moderna, extrovertida e independiente hace que muchas personas, especialmente muchos hombres, sientan una especie de rechazo, intimidación, miedo o simplemente admiración mezclada con intriga que probablemente en ocasiones les haga acercarse a mí ,venderme la moto y cuando se les quita las ganas de rascar (en ocasiones, ni lo intentan) deciden desaparecer como si nada hubiese pasado.

La realidad es que últimamente parece que estoy viviendo un "remember" de un lio que viví no hace mucho y que me dejó completamente desorientada. Parece que no he sabido detectar con antelación ciertos comportamientos bastante parecidos entre mis antiguas relaciones y ahora me da miedo pensar que pueda estropearlo todo por detectar, por adelantarme y no arriesgar. No quiero volver a caer y después pensar y relacionarlo todo con ese lio, ese “remember”. Lo bueno de este ultimo lio, es que a pesar de que SIENTO, no me he entregado al 100% y quizás por eso puedo escribir sobre ella de esta forma, aunque aun me veo envuelta en ella. Mi amiga “Desconfianda” no me abandona y él no se da a más, solo meras palabras que a veces hacen mella y sacan la llorona que llevo dentro o la sonrisa que hacía tiempo que no me sacaban, UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA.

Mi amiga “Desconfiada”, ha sido ella la que me ha estado abriendo los ojos cada día un poco más a pesar de no haberla hecho demasiado caso, y todo por mi necesidad de cubrir hueco, de sentir que mis vacíos sentimentales o mi necesidad de cariño, se estaba viendo cubierta a ratos. Parece que yo misma me convenzo de que no puedo exigir nada más que "esa miseria que regalan", parece que yo misma considero que esas migajas son suficientes para mí, creándome así mi propia historia de amor que no es más que un simple intercambio que acaba siempre mal. ¿Por qué siempre pierdo mi apuesta? ¿Por qué siempre enseño mis cartas antes que el resto? ¿Por qué siempre salgo perdiendo en el trueque? Mi confianza me pierde y “Desconfiada” a veces no ayuda.

Los cambios de humor, la desilusión repentina, los "te quiero" tan rápidos, el miedo a la infidelidad, la inseguridad en uno mismo, los celos, la vulgaridad, el macarrismo gratuito, la chulería fantasma, el paletismo, los gritos e incluso el pasotismo absoluto... Es todo lo que temo e intento huir de ello como de la pólvora, tras haberlo vivido en plenas carnes y haberme dejado sentimentalmente fulminada.

¿Seré capaz algún día de creerme suficientemente fuerte como para tirar adelante sin necesidad de cubrir huecos con personas que en el fondo me demuestran no quererme en absoluto? ¿ Seré capaz de detectar a tiempo el interés oculto que puedan llevar las personas que llegan a mi vida de nuevas antes de derramar una sola lágrima?¿ Por qué deseo que me deseen? ¿Por qué sigo aun creyendo en el amor a pesar de que sé que no existe como siempre imaginé?

¿Por qué no tengo derecho a vivir un cuento de hadas donde la princesa lleve un precioso vestido y le brillen los ojos como en los relatos que mi madre siempre me leía de pequeña antes de irme dormir?