domingo, 5 de septiembre de 2010

Estamos a domingo y la sorpresa no llega...


Una imagen vale más que mil palabras ¿los hombres son de Jupiter y las mujeres de Martes?

Hoy irremediablemente las lagrimas vienen a mí, estoy algo susceptible, no tengo remedio y lo sabéis. Si las cosa no están programadas o no están desde un principio claramente bien dichas y aclaradas en su debido momento no me siento a gusto. La perfección y la organización van atadas a mi piel, forman parte de mi.
Estamos a domingo, él allí y yo aquí, no es solo la distancia de Alicante-Elche la que nos separa por muchas llamadas que nos hagamos y por mucho que sepamos uno del otro, hay algo más que no anda bien. Puede que mis ganas de acelerar algo que debe de ir a su debido tiempo estropeé de nuevo todo como hace un año. Cada día quiero más, más y más, avanzar es mi meta diaria y veo que nunca avanzo, me estanco en el mismo punto de salida. Todos los días hablamos por teléfono y es como… ¿ya está? ¿No hay nada más? te llamo te digo cuatro tonterías que se me ocurran, “¿Estás bien? Bien, si, ¿y tú? Si, adiós” Así no llegaremos nunca a ningún sitio, estamos en caminos ¡¡QUE DIGO!! Estamos en mundos totalmente diferentes.
Como digo siempre “RAYADAS MIL” donde quedo mi pregunta de… ¿esto puede ir a más? Me ahogo en estas cuatro paredes y las ganas de gritar me pierden.
Tengo un sexto sentido… todas las mujeres tenemos un sexto sentido para algunas cosas y en relación a temas de relaciones emocionales sabemos perfectamente cuándo van las cosas bien y algunas veces ni nos damos cuenta porque la cosa fluye con total naturalidad pero cuando las cosas no van tan bien como nosotras habíamos pensado o como nosotras queremos, nuestro radar se enciende para decirnos que la cosa no va bien.
Mi radar se encendió esta mañana a las 8 de la mañana para decirme que él toque de… “he salido de currar” no había sonado…. y hasta entonces no se ha apagado, 8:15….8:30….9...10…11.
He decidido a las 11 después de dar varias vueltas por la cama levantarme y desayunar, ir a la playa, comer, siesta y acto seguido hacer la oportuna llamada para ver que había sido de él porque igual los extraterrestres lo habían raptado o yo que se. Pues no, estaba vivo y algo despierto pero eso no es lo malo, me encanta hablar con el, saber de él, contarle cosas pero…. ¿os puedo contar que hare mañana? Todo lo anterior más una llamada y pasado mañana pues ídem y al otro… ídem y así todos los día durante, no sé, posiblemente ese es el problema. La sorpresa de “peke estoy en alicante” nunca llega y me desespera y si le jode saber que me desespera me da igual porque a lo mejor no estaría tan mal irme a trabajar a Albacete, si aquí no hay nada que me retenga ¿me entendéis por donde voy? Si lo puedo llamar desde Albacete para ver cómo le va la vida y para ver que hace todos los días ¿Qué cambiaria? NADA. ¿Me echaría de menos? O mejor dicho ¿Alguien me echaría de menos si me fuera a vivir a Albacete? Creo que esa es una buen pregunta y no la he hecho en el momento adecuado pero no estaría mal echarla así, sin más…”¿si me fuera a trabajar a Albacete, me echarías de menos? Sinceramente si no tengo trato habitual con una persona pues posiblemente no la echaría de menos porque como seguiría hablando con ella igualmente por teléfono, no notaria que se ha ido a más kilometro que unos simples Elche –Alicante.
Absurdeces de la vida como ayer hablaba muchas veces tomamos como importante aquello que no le deberíamos de dar tanta importancia y mi ejemplo fue la llamada. ¿Pero cuanto puede estar una persona sin ver a otra persona si se gustan? ¿De qué se alimenta algo que no es ni relación? No le veo futuro por ningún lado y según soy y con los actos que me preceden optaré tarde o temprano por tirar la toalla Porque esto que no es relación ni es nada, unos simples besos se alimentan ¿de llamadas diarias? ¿sms sin contestar o toques sin dar? ¿Dónde está el límite de las cosas? ¿Dónde estoy yo y donde esta él? ¿Cuándo nos damos cuenta que la cosa no funcionará? ¿Cuándo debemos de abandonar? Ahora solo tengo ganas de llorar ¿Por qué el amor siempre me ha sabido tan amargo? Yo no vivo solo de llamadas y buenas palabras, necesito algo más….
Se acerca mi cumpleaños y la tristeza me hunde más en la mierda, por la mañana he quedado en ir a hacerme un tatuaje e iré sola porque nadie tiene tiempo, todo el mundo anda liado. En fin… ¿ahora quien cierra el grifo de esta llantera? Me voy a vestir y voy a ver si el aire me refresca las ideas…



Buen domingo a todos…

Bss…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ya la estás cagando..y como siempre al final te autoengañarás culpando a "los hombres" y a tu mala suerte en el amor..
Olvidate de tonterias, deja de pensar tanto y...disfruta.

Isamá dijo...

No la estoy cagando... me gusta una persona mucho como para pasarme las semanas con unas simples llamadas que no digo no me gusten pero necesito más y creo que no hay tanta distancia (kms)entre los dos como para no poder quedar, vamos digo yo a lo mejor es cuestion de tiempo y de aqui a unos meses la cosa cambia.... de momento pienso y escribo que una llamada no sostiene el que se inicie nada de nada! Ni una misera relacion de amistad... estoy escribiendo lo que pienso y creo que hay más tias que opinan como yo... posiblemente sean tonterias o no pero es lo que pienso ahora y si la cago... pues simplemente no pensare en echarle la culpa a nadie.... solamente pensaré que no era para mi.... y ya.