domingo, 5 de septiembre de 2010

Adios corazón, te encierro y tiro la llave!

Después de estar toda la tarde por ahí mareandome sin ganas y sin saber muy bien que hacer ni que decir, aislada de las conversaciones de mi amiga... me ha dado que pensar y he pensado más de la cuenta pero dando buen resultado.
Tengo que pensar un poco más en mi, en mis necesidades y en mis sueños sin dejar de perder el tiempo luchando por intentar conseguir cosas que de antemano se que son imposibles y que pueden llegar hacerme daño. Está claro que muchas veces vemos a lo lejos las consecuencias de algunos de nuestros actos, pero ciertamente aun con todo y con eso seguimos empeñadas en intentarlo, en no perdernos la oportunidad… Y muchas veces es casi más beneficioso perderse dichas experiencias tantas veces sea necesario. No se muy bien si el hablar con más gente que me han dado una visión algo más objetiva sobre mis propios sentimientos y sobre las actuaciones ajenas del prota en cuestión, me han hecho verlo quizás más nítido, a pesar de que me hace daño, me duele y no lo entiendo, llego a la conclusión de que si no cuido yo de mis propios sentimientos, no creo que haya nadie que lo vaya hacer por mí. Muy a mi pesar aun estoy excesivamente tierna, tanto que no puedo hacer frente de una manera fría a algunos relacionados con sentimientos y es que se me nota demasiado lo que siento, como lo siento y lo que produce en mi… No hay que ser muy listo para saber exactamente por donde llevarme para conseguir el objetivo buscado y eso en el fondo me jode. De ahí que haya tomado la decisión de que tengo que pasar de todo lo que me hace daño, evitarlo, e intentar ni siquiera pensar en ello. A partir de ahora toca empezar a verlo todo de otro color, incluso cuando no este demasiado nitido, no preocuparme tanto de las cosas, no ponerle tanto sentimiento a las cosas y empezar a darle la importancia justa a las cosas, la justa e imprescindible...Nada mas... ¿Para que preocuparse en exceso sin llegar a ninguna resolucion?

No hay comentarios: