lunes, 3 de mayo de 2010

No tengo el gen de NOVIA.......

Mi cuerpo rechaza el compromiso, me falta el gen de novia, me deberían de meter en un tubo de ensayo. Después de sufrir una oleada de ansiedad, por progresista que se crea nuestra sociedad hay ciertos objetivos que todos debemos de cumplir: trabajo, un hogar propio, matrimonio, hijos, pero si en lugar de producirte alegría el simple hecho de pensarlo te produce salpullido ¿el problema es del sistema o tuyo? ¿De verdad queremos estas cosas o simplemente estamos programados para ello? En los momentos de crisis dicen siempre que se siga el propio instinto, yo me suelo apoyar en mis amigas solteras y ya quedamos pocas. Unas quieren salir de la soltería ya, otras se aferran a ella y a mi… a mi me da alergia solo pensarlo. Después de medio tarro de nívea sigo pensando que ha podido producir este cambio en mi cuerpo, este rechazo literalmente hablando a todo tipo de compromisos. Veo un anillo de compromiso y me dan arcadas, hablan mis amigas de irse a vivir con el novio o de casarse y me salen salpullidos, voy el viernes a ver a Mr. Big y en vez de soltarle “me alegro de verte de nuevo” le suelto un “ni frio ni calor, lo siento”. Hombre no tengo ninguna duda de que todo esto es psicológico, un miedo interior no me deja avanzar, saca lo peor de mí pero ¿los salpullidos? Estoy siendo marcada por mi miedo, cuello, brazos, manos, piernas, los picores se extienden y mi estado civil sigue en standby ¿Cuánto tiempo más va a durar estos molestos picores? ¿Cuando se va a acostumbrar mi cabeza a pensar por una y no por dos? Posiblemente mis problemas se solucionen cuando la sociedad no haga cuenta de que yo sigo soltera, posiblemente mi problema sea que aún no he encontrado el hombre que me quite los miedo y me devuelva la ilusión, posiblemente el tema de Mr.Big me este dando demasiados dolores de cabeza y por eso reaciono de esa manera ante posibles compromisos sociales, quizás sea hora de que me vaya olvidando de Mr.Big...


Mi vida en estos momentos no está hecha para un “nosotros”…



No hay comentarios: