sábado, 24 de abril de 2010

Quiero un plan de pensiones emocional....

La gente está obsesionada con los planes de pensiones a futuro para poder vivir medianamente bien cuando se jubilen y ya no ingresen una cantidad de dinero mensual como hacen ahora los privilegiados que no estamos en el paro. Bien, hasta aquí supongo que es lógico y bastante obvio. Aun así, ¿alguien ha pensado en hacerse un plan de pensiones emocional? Tengo claro que dicho así puede parecer una chorrada (como alguno de mis lectores piensa sobre lo que pienso/escribo/siento), pero creo que argumentado de una manera lógica puede ser hasta interesante. Vamos a ver los planes de pensiones son una manera de ahorrar para que cuando vengan las vacas flacas podamos ser algo más "felices", bien por qué no hacer lo mismo durante los mismos años a nivel sentimental? Está claro que sería genial poder hacer una hucha con todos aquellos besos, caricias, miradas, hombres fantásticos que te hayan aportado algo, noches de placer, tardes de sol en la playa o viajes inesperados, todo eso guardadito en ese cerdito, para que cuando eches de menos alguno de esos sentimientos, para cuando la soledad te invada y te sientas realmente mal, puedas pegarle un martillazo y volver a vivir todo aquello de nuevo, como si estuviera ocurriendo otra vez... ¿No sería genial? En ocasiones creo que le damos demasiado valor a algunas cosas dejando de lado eso que hace que la vida sea realmente divertida y merezca la pena vivirla a tope. Sería estúpido por mi parte gritar a los cuatro vientos que el dinero no es tan importante y todo estas chorradas, ciertamente es importante, pero en el momento en que con lo que tienes haces frente a gastos primarios, el resto es para disfrutar, mientras las cosas básicas no falten, lo demás es cuestión de amoldarse e intentar tirar con la mejor de nuestras sonrisas, supongo. No cambio una tarde de risas en mi casa con un simple vaso de agua, por una súper noche de copas y 300 pavos en consumiciones... ¿Me estaré haciendo mayor?

¿Por qué he perdido tanto tiempo? ¿Quizás porque no había pensado sobre mi plan de pensiones emocional? A partir de ahora toca vivir a tope, disfrutar mil y seleccionar las vivencias más chulas para guardar en mi cerdito, conservarlas y poder disfrutar de ellas en momentos de bajón, que a pesar de que ahora estoy realmente bien, supongo que las carencias que todos tenemos nos asustan de vez en cuando y para esos momentos de acojone, fundamental estar preparada.

Sin más, reivindico los planes de pensiones emocionales... Hablaré con la Caixa, primero para que me digan por qué mi tarjeta se raya con tanta facilidad y me joden una semana de compras y por otro lado comentarles esta nueva modalidad de plan de pensiones que fijo que podrán sacarle mucha más rentabilidad... já


No hay comentarios: