domingo, 21 de marzo de 2010

Ya llego la primavera...


Esa extraña estación donde el polen vuela a nuestro alrededor como si alguien le hubiese dicho que hacía falta, las alergias comienzan a hacer de las suyas, los mocos, el picor de ojos, estornudos y sensación de cansancio nos envuelve como si tal cosa, el calor comienza a despojarnos de las ropas, las nubes repentinas se toman la justicia por su mano para hacer que llueva en cualquier comunión, boda, bautizo o simplemente cuando estrenas esas sandalias tan ideales que estrenas una noche de sábado... En fin que todo es genial en Primavera,
los animales comienzan con sus ritos de apareamiento, los tíos padecen tortícolis con asiduidad puesto que no dejan mujer sin escanear, cualquiera que pase por la calle será víctima de sus miradas calenturientas donde intentan adivinar si debajo del tirante de la camiseta que llevas hay lo que se supone que hay, y es que la primavera es lo que tiene, se revolucionan las hormonas, la testosterona comienza a trabajar, puesto que durante toda la época invernal se encuentra escondida esperando salir a la caza de alguna muchachita que quiera pasarlo bien. Época en la cual florecen los capullos =)

No obstante no sólo la testosterona hace su función, el a lívido también corre por nuestras venas como Pedro por su casa, si normalmente ya trabaja noche y día sin descanso (al menos en mi caso) en primavera se vuelve rematadamente loca. Hablando de locos, tampoco es buena época para las personas con problemas psicológicos (ósea todos nosotros) puesto que los cambios de tiempo y alteraciones hormonales perjudican la estabilidad y el equilibrio neuronal, lo que significa que es más probable padecer crisis psicológicas en esta época del año, tan fantástica y maravillosa.

“La primavera la sangre altera” Creemos que después de todo un invierno con los sentimientos invernando, viene la primavera a solucionar todos nuestros problemas emocionales. Este refrán se dice una y otra vez, de boca en boca, lo podemos escuchar durante estos meses.

“La primavera la sangre altera! Dicta el refrán pero… en realidad la primavera no altera nada sino que lo alegra todo. Es en primavera cuando despuntan las ideas, florecen los romances, emergen las pasiones… La primavera erotiza nuestra mente. ¡Aprovechémoslo!”

Pensamientos, reflexiones de todo tipo y color para cualquier espectador ¿Te gusta la primavera? ¿Nos enamoramos más en esta estación? ¿Y si todo esto es verdad por el tema hormonal y demás teorías, porque San Valentín es el 14 de febrero? Creo que tenemos unas altas expectativas puestas en esta estación del año cuando nos podemos enamorar, ser felices y alegrar en cualquier época del año.

¡¡Me encanta la primavera!! Y espero de veras que venga lo más pronto posible el verano. Sin duda es una época un tanto extraña donde uno no sabe ni qué ponerse, ni cómo acertar con los zapatos, sólo por eso ya merece la pena que venga cuanto antes ese veranito caluroso, que cualquier trapito que te pongas, coges algo de color y siempre te queda ideal...



No hay comentarios: