lunes, 8 de marzo de 2010

Soledad.

Hoy después de mucho tiempo me ha vuelto a dar un vuelco el corazón, he sentido esa presión en el pecho seguido de un latido rápido. Mil imágenes por mi cabeza, sentimientos que aun se recuerdan como si fuese ayer, besos sin fin y un triste adiós. Hoy después de varios meses las lágrimas me desbordan ¿el triste adiós? ¿Las palabras que nunca se dijeron o las que nunca se debieron decir? No entiendo porque está sensación después de tanto tiempo, ni una mirada, simplemente a bastado unas palabras escritas a través del ordenador para que la situación me desbordase y me pusiera a llorar.

Hay tantas cosas que me dan miedo pero por un momento paro a pensar una lista y una y otra vez en mi mente solo aparece la palabra “soledad”, me aterra la soledad. Mi hermanita en Madrid, mi rubia en Sevilla, mi marida en Bristol y Nuria desbordada, ¿mis pilares se derrumbaron y no me di cuenta? Últimamente apenas puedo dormir, me quedo en vela hasta que el sol me da en la cara. Las pesadillas llaman todas las noches a mi puerta pidiendo alojo, llevan semanas sin dejarme pegar ojo. Me levanto entre lagrimas y recordando cada detalle de la pesadilla, recuerdo el miedo que paso en ellas y me vuelvo a la cama, una vuelta, otra vuelta, me enredo entre las sabanas y mirando al techo me paso las horas. A veces pienso que sería bueno tener un botón para dejar de pensar, llorar, sentir, un botón que en contra de la naturaleza nos haga más felices, vivir en la ignorancia de los sentimientos, aislada de lo verdaderamente humano.

No paro de pensar en lo feliz que era antes arropada por mis amigas sin importarme el tema “hombres”, todo lo que necesitaba estaba en mis amigas. Con el tiempo te das cuenta de que cada una sigue un camino y aunque las sigues teniendo sabes que nunca será lo mismo que antes, es entonces cuando falta algo. En un principio no sabes muy bien que es, estas echando de menos a tus amigas, tienes un hueco que han dejado ellas y un dolor de cabeza te amenaza día tras día mientras intentas rellenar ese hueco en tu día a día. Te despiertas un día después de una terrible pesadilla llorando y anhelando, saboreando amargamente el recuerdo de que una vez te arroparon y recuerdas que hace mucho que no tenias pesadillas. Ese día te planteas que no puedes seguir siendo la mujer de hielo, la mujer de los 12 meses-12 causas o la fría que vive al día sin preocuparse de mucho más. Noto que falta algo por cubrir, un hueco por rellenar. Si, parece mentira que esté hablando de manera encubierta de... dícese de amigo especial, pareja y demás, comunmente llamado "novio". Hasta hace nada no estaba en mi vocabulario, en mi diccionario particular pero creo que es momento de ir haciéndose a la idea, es hora de ir rellenando ese vacío…













No hay comentarios: