lunes, 25 de enero de 2010

Un buen pistoletazO de salida!


No sé qué me pasa últimamente pero me cuesta mucho ponerme a escribir, por eso he tenido que desaparecer 24 horas, me he relajado y he disfrutado. He estado en una casa ajena pero como si fuese la mía, con calor humano que ya falta me hacía. Supongo que hay momentos en los que necesito relajarme, pensar y guardarme las ganas de vomitar lo que llevo dentro, reservar esa rabia contenida por no pegarle cuatro gritos al primero que pase a cual loca. Es quizás un poco lo que me está pasando ahora, en realidad y a pesar de los cambios sufridos en mi día a día desde que empecé el año no parado ni un segundo de matar el tiempo aunque fuese leyéndome los apuntes de mis temidos exámenes. No obstante supongo que cuando esté establecida en mi vida definitivamente, me ponga las pilas con mi "opo" y demás, todo volverá a la normalidad y por tanto con ella mis ganas de ponerme a escribir de nuevo cosas que no tengan que ver con cosas negativas ni con relaciones sin sentido. Para empezar estaré una larga temporada sin hablar de “el chico de la pecera” ya que es un tema que ha dado mucho que hablar y se ha dilatado en el tiempo más de lo justo y necesario.


Estos días estoy descubriendo facetas de mí que no conocía. Especialmente a la hora de salir y relacionarme con personas y es que siempre he optado por dar esa imagen de "Femme Fatale" a la cual nadie se acerca ya que mi cara de pocos amigos hace que sólo deseara relacionarme con "Mi gente", con la que estaba intentando disfrutar de una noche más. Sin embargo últimamente estoy descubriendo que quizás esa careta era la que me hacía no terminar de pasármelo bien, no dejar que saliera la Relaciones Públicas que siempre he llevado dentro y por tanto me agarrara demasiado a ese freno que todos tenemos y utilizamos de vez en cuando. No me ha hecho falta alcohol, ni por supuesto ninguna otra sustancia ajena a mí para empezar a sonreír de nuevo, no mirar con cara de perro a las personas que per sé se acercan a una con intenciones variopintas e irme quitando de encima las personas que por lo que fuera no me interesan en absoluto, pero en ningún caso sin malas caras ni frases cortantes que tanto me caracterizan de siempre. Simplemente he sido en ocasiones políticamente correcta y en otras realmente agradable... Y sin duda te lo pasas mucho mejor. Supongo que esto de las corazas o las caretas a la hora de relacionarse no es más que una auto defensa de uno mismo para intentar evitar que se vislumbren con claridad cristalina nuestras propias vulnerabilidades, pero a estas alturas, he llegado a la conclusión que quien me quiera me tiene querer con todo el pack, lo bueno, lo malo y lo regular y está claro que evitando que todo ello se llegue a conocer, difícilmente voy a conseguir gente nueva en mi vida, que sin duda, es fundamental...Ya lo dice la frase, "Renovarse a morir" y sin duda podemos asociarlo a cualquier tipo de ámbito de nuestra vida. Por eso y porque estoy empezando a ver las cosas desde otra perspectiva algo más distante (sin inmiscuirme tanto ni en los problemas ajenos ni en las pasiones pasadas, ya que no me dejan dormir) creo que estoy en el buen camino y todo lo entendí anoche con estas palabras “no quiero que me cojas cariño porque no quiero hacerte daño” y… santa palabra! Creo que nunca esa palabras me hicieron tanto daño y a la vez tanto de lo que reflexionar.

Y sin más me despido hasta la próxima, espero que con muchas ganas y mucho más que contar. Por el momento me encuentro neutra, ni frio ni calor y con ganas de empezar desde 0 con un buen pistoletazo de salida.

No hay comentarios: