martes, 5 de enero de 2010


Odio tu indiferencia y posiblemente con el tiempo termine odiandote a ti también.

No hay comentarios: