sábado, 12 de diciembre de 2009

Dedicado al chico de la pecera del Facebook....

Lo cierto es que estoy un tanto desilusionada, desencantada y cansada de estar tanto tiempo esperando "algo" que nunca va a llegar. He pasado unos meses llenos de incognitas, sorpresas, lagrimas y alguna alegría. Me pregunto si todo este esfuerzo, todas estas horas dedicadas a buscar algo verdadero, con sentido, sintiendo y pensando en por qué me está pasando estas cosas, tras salir de una relación bastante áspera tendrá algún tipo de recompensa aunque sea solamente personal. ¿Me estará sirviendo para crecer, madurar y simplemente para darme cuenta de que no estoy muerta y aun tengo capacidad de seguir sintiendo algo especial por alguien? Al menos me gustaría quedarme con esa sensación, con la sensación de que a pesar de que jamás tendré éso que en el fondo tanto deseo desde hace ya tantas semanas, he sido capaz de volver a sentir y ciertamente no hay dinero que pague esa gran "noticia". En ocasiones llegué a pensar que jamás iba a volver a conmoverme por nadie ajeno a mi familia o amigos, que ya nadie iba a conseguir despertar en mí algo más que una simple y liviana amistad y el hecho de darme cuenta que he disfrutado, me he ilusionado, he querido y a su vez he sufrido por algo parecido al amor, me es suficiente, me conformo, aunque sólo haya servido para eso. Hoy me venia a la cabeza las veces que mi madre se quedaba en vela esperando a mi padre que saliera de trabajar, dichosa hostelería! Hoy soy yo la que espero en vela a que llegue de trabajar, esa persona especial…hoy vuelvo a decir “te esperaba solamente para decirte –buenas noches-” es algo mágico, incondicional que a pocas personas les puede nacer pero yo, soy esa persona incondicional que aun cree que esas pequeñas cosas hacen que la vida sea maravillosa.

Está claro que amar a alguien que en cuanto se siente a gusto de verdad, sin barreras y sin miedos (aunque sea por una pocas horas), se acojona, se agobia y huye no es precisamente un buen augurio para una relación de futuro, sino todo lo contrario, es indicativo de que en el fondo no ama, no siente, y no le conmueve demasiado la idea de poderte perder para siempre, puesto que si fuera así, haría todo lo posible para volver a sentir lo mismo que en ese momento donde todo fue genial, intentaría atraparlo, intentaría esforzarse, reflexionar maduramente sobre lo que la vida le ha regalado sin ni siquiera buscarlo ni pedirlo y probablemente reaccionaría al respecto...

Creo que nunca estamos contentos con lo que la vida nos da, nos pasamos la vida buscando aquello que no podemos tener, buscamos imposibles, sumando estúpidos prototipos que nunca cuajan, y cuando hay algo o alguien que realmente merece la pena, que te cuida, que se esfuerza, que se preocupa... Es entonces cuando lo desechamos como sino valiera absolutamente nada...mi gran error del pasado con nombres y apellidos pero que mis amigos lo apodan el chico de la pecera del Facebook ¿Será que es necesario perderlo para comenzar a valorarlo? Creo que si, en ese momento valoramos lo que hemos podido tener, estoy ahora mismo en esa situación de recuperar el tiempo perdido… recuperar ese buen rollo aunque después por circunstancias que se escapen de mis manos no lleguemos a nada pero se puede intentar, ¿no? Tengo esperanza de que ese error que cometi hace un par de meses sane. Quiero creer que aun tengo una 2ª oportunidad con esa persona que no supe valorar… Quiero creer que aún quedan personas inteligentes que saben lo complicado que es encontrar personas válidas, con buen corazón y con sentimientos más allá de la frivolidad de echar un cutre "Kiki" ocasional con el típico/a tio/a buena que en el fondo ni siquiera te llena ni te hace sentir especial...


Fdo. La estúpida Ilusa que siempre estará enamorada del amor...

No hay comentarios: