martes, 17 de noviembre de 2009

¿Soledad?


Según los que saben de esto de sentimientos: Se distinguen dos tipos de soledad:

- La emocional, o ausencia de una relación intensa con otra persona que nos produzca satisfacción y seguridad.

- La social, que supone la no pertenencia a un grupo que ayude al individuo a compartir intereses y preocupaciones. Parece, por otro lado, que la soledad está relacionada con la capacidad de las personas para manifestar sus sentimientos y opiniones.

Bien pues atendiendo a estos dos tipos de soledad, ciertamente creo que cuando estás rodeado de gente que te quiere, que te apoya y que se preocupa por ti y aun así tu sentimiento de soledad sigue pululando a tu alrededor, podríamos decir que es una soledad mixta, entre la emocional y la social, por tanto la peor de entre las soledades, bajo mi punto de vista, claro. Sin duda la temida soledad es una compañera de viaje que nos acompañará en un millar de momentos a lo largo de nuestra vida y que sin embargo si somos capaces de canalizar bien, puede ser, sin duda, hasta positiva para la madurez y el curtimiento de nuestro propio "yo". El problema viene cuando la soledad nos causa angustia, tristeza, apatía e incluso nos lleva a pensar negativamente en demasía. Es entonces cuando la soledad nos juega esas malas pasadas de estar en una fiesta, rodeado de personas, de ambiente distendido, miras hacia delante y ves gente, mira para atrás y más gente, a los lados y más gente aun, y sin embargo... Te sientes solo...No te apetece hablar con nadie, no te sientes dentro de ninguna de las mil conversaciones que se están dando a tu alrededor, te aíslas, te centras en ti y sientes la necesidad de tener una sensación algo más cálida, de cercanía con alguien, con algo que te haga sentir como en casa... Un abrazo, una caricia o una cara amiga, ésa que echas de menos en realidad y que no está...

Creo que la soledad en compañía es de todas las que puedes llegar a sentir, la más jodida. La más jodida porque no entiendes cómo puede darse esta clase de sentimientos cuando las circunstancias son completamente adversas para que la soledad se dé, y sin embargo y sin saber por qué tu aislamiento y tu sensación de mal estar, tus ganas de irte a casa, de desaparecer, tu necesidad de llorar, todo esto hace que realmente te sientas completamente fuera de lugar.¿Existe alguna técnica para actuar en estos casos? ¿Lo mejor es aislarse de verdad para que nadie vea ciertamente que lo estás en medio de un millar de personas y que todo el mundo te empiece a preguntar qué te pasa? ¿O quizás hay que pensar en esos momentos la suerte que tienes por tener a tantísimas personas a tu alrededor que te quieren y se preocupan por ti? ¿Podemos deshacer la entrelazada de los dedos con ella y seguir nuestro camino como si nada? ¿Acaso la soledad muchas veces no nos amenaza con su llegada y nosotros parece que la esperemos sentados a que ella venga, por qué no salimos corriendo? ¿Acaso en el fondo todo el mundo debería sentirse solo rodeado de personas para valorar lo que realmente desea, busca en la vida y empezar a valorar sus necesidades como éstas se merecen? ¿Acaso la soledad no es un espejismo de nuestros propios miedos, de los más ocultos? ¿Por qué tememos tanto a la soledad, ciertamente es tan dolorosa o simplemente es que no sabemos disfrutar de las cosas buenas que ésta nos pueda regalar? ¿Hacemos algo quizás para desquitarnos de ella? ¿No será que no somos a veces, capaces de explicar lo que sentimos, lo que nos ocurre, lo que en el fondo nos pasa y es por eso que parece que solamente ella nos entiende sin preguntarnos?¿Quizás sea la posición más cobarde de todas, no? Si realmente nos quitaran de cuajo a todas esas personas que tenemos en nuestra vida actualmente, que están ahí, que nos demuestran día a día que nos quieren y se preocupan por nosotros, si de repente desaparecieran... ¿Quizás es entonces cuando nos daríamos cuenta de lo que realmente nos aportan todas esas personas en nuestra vida, lo importantes que son y el dolor que nos produce seguir viviendo sin ellas?¿Quizás ahí valoraríamos realmente la soledad tal y como es y empezaríamos a cuidar más a la gente que realmente nos quiere?¿Será que cuando sabemos que tenemos gente incondicional no le damos el valor que estas personas se merecen, obviando su existencia en nuestra vida, aprovechándonos de su compañía y abusando de sus sentimientos sin valorar el tesoro que tenemos y dejándonos llevar por una falsa soledad que en ocasiones parece que somos nosotros mismos quienes la buscamos?

En definitiva, que esto de la soledad es realmente desalentador, creo que muchas veces sentimos soledad porque en el fondo no somos capaces de detectar lo que nos pasa realmente, no somos capaces de aceptar que nuestros problema y preocupación es algo determinado, con nombre y apellido y sin embargo es más fácil llamarlo genéricamente soledad o simplemente esconderlo en el típico pensamiento de "in-comprensión social absoluta" a decir abiertamente nuestro problema, aceptar nuestra vulnerabilidad, tragarnos el orgullo y quizás, por qué no, pedir ayuda a esa gente que precisamente siempre está ahí, darles esa oportunidad de demostrarte que no estás solo y que tienes gente que te quiere de verdad, quizás así no sentiremos doble desazón, la de nuestro problema y el camuflaje que adquirimos cuando escondemos nuestros sentimientos bajo esa incomprendida palabra llamada soledad. Si fuéramos capaces de dejarla a un lado sería realmente interesante ya que ésta solamente engrandece los sentimientos más negativos del ser humano hasta en ocasiones, hacerlos lamentablemente irreversibles transformándolos en creencias perennes para el resto de nuestra vida...

No hay comentarios: