jueves, 12 de noviembre de 2009

¿Por qué dudamos?



Bien tras el título tan estúpido de mi post, he de decir que ciertamente lo es. Y tras esta obviedad, metámonos en faena. Normalmente cuando tienes que tomar una decisión a lo largo de tu vida de la índole que sea siempre se plantean pros y contras en relación a la toma de dicha decisión. Bien, estos pros y estos contras cuando ciertamente no son excesivamente discordantes, es entonces cuando aparece mi queridísima amiga LA DUDA. Y entonces... vienen los problemas. Y me pregunto yo, exactamente ¿Por qué coño dudamos? ¿Por miedo?


Bien pues según los que saben de este tipo de materias dudamos porque:

"Dudamos, porque tememos poner a prueba nuestras capacidades de confrontar cara a cara nuestras propias adversidades sin temor al rechazo, porque no podemos tolerar lo que nos significaría la pérdida de prestigio adquirido tras las mentiras de las apariencias --- lo que otros, de nosotros, pensarían. Dudamos porque no nos consideramos dignos de lo que tenemos ni tampoco dignos de tener más. Dudamos porque poseemos una inclinación innata hacia la autodecepción y la mentira, donde decimos lo que no sentimos y hacemos lo que no queremos hacer. Dudamos porque somos esencialmente débiles --- por eso dudamos."

Bien pues tras esta retahíla de razones, quizás ahora entiendo algo mejor por qué puñetas solemos dudar en el 99% de los casos cuando nos enfrentamos a una decisión. Sin duda la toma de decisiones siempre son incómodas, los cambios son dolorosos hasta que llegamos al equilibrio y entonces éste hace que deje de ser la novedad y es que ya lo decían los filósofos, "El ser humano es un animal de costumbres" y cuesta mucho romper con lo de siempre...Y alguna solución para no dudar tanto o mejor dicho, alguna regla de tres que nos ayude a tomar la decisión que sea, pero de una manera rápida, eficaz y a poder ser razonable? Pues no, solamente nos queda lo típico de poner en una puñetera balanza aquello positivo y en la contraria lo negativo que podríamos "llevarnos" al tomar la decisión... Sin más.

¿Y si lo negativo que puedas llevarte es que te caigas y quedes con las rodillas clavadas en el asfalto, es suficiente razón como para ni siquiera intentarlo? La frase de "Quien no arriesga no gana" ahora toma más sentido que nunca ¿Verdad? Pues me quedo con eso entonces, encaja con mi forma de ser y creo o al menos espero, no arrepentirme jamás de tomar decisiones positivas que me hagan seguir tirando para adelante, seguir creciendo personalmente y seguir dando oportunidades a esas personas que me aporten algo especial. Por mi que no quede...

No hay comentarios: