domingo, 15 de noviembre de 2009

FALACIAS UNIVERSALES

Hay que ser muy ingenuo para creer que el mundo se mueve por amor. Y tener una concepción muy mezquina de la humanidad para creer que lo hace por dinero. No, nuestro auténtico motor es el miedo. Sólo que nos asusta admitirlo.

No hay comentarios: