jueves, 12 de noviembre de 2009

Desordené atomos para verte aparecer...


Siento que el destino es el destino y no hay nada más que hacer ni nada más que decir al respecto. Hoy y hace ya unos meses, aprendí a entender que todo pasa por algo, que si algo termina, es por algo, es para bien, porque te espera algo mejor, que si algo queda inconcluso, el destino mismo se encargará de decir "Había una vez en un reino muy lejano..." o decir "Y colorín colorado este cuento se ha acabado". A veces si le das dos oportunidades a las cosas y no resulta a la segunda, es porque simplemente eso no es para tí. Aunque tampoco el destino es taan autónomo, algo tienes que hacer para guiar o darle luces al destino de qué es lo que quieres realmente para tu vida, dudo que aparte de disponer de tu vida, tenga la capacidad de adivinar lo que quieres y esperas.

No hay comentarios: