martes, 28 de abril de 2009


Cierro los ojos dos minutos y parece una eternidad. Hecho de menos tantísimas cosas que me gustaría retroceder para volverlo a vivir o incluso cambiar, rehacer aquello que con el tiempo recordaré y querré volver a cambiar. Así mi vida va formando parte de una ruleta, algo que sube y baja sin rumbo ni pausa y que cuando está rozando el suelo se asusta, entonces, mira atrás y su pasado le hace llorar…

No hay comentarios: