lunes, 30 de marzo de 2009

Como una noria de sentimientos...


Me preguntaba ¿Éramos todas víctimas de reflejos condicionados condenadas a repetir las mismas pautas inconscientemente en cada relación? ¿Salimos todas en el fondo con la misma persona una y otra vez? ¿Nos atraen los iracundos? ¿Los cabreados o bordes? ¿El típico tio perfecto de telenovela latinoamericana que acaba saliendonos rana porque sus celos y su dramática cabeza lo hace todo demasiado complicado? ¿Quizás es que las mujeres de hoy en día buscamos una mezcla de cualidades que todavía no han nacido en un hombre? ¿En el fondo buscamos proyectar nuestra fantasía más romántica en cualquier macarra de barrio esperando incluso, que llegue el tema a buen puerto? ¿Somos unas fantasiosas empedernidas? ¿Ponemos todos los huevos en la misma cesta? ¿Deberíamos trabajar en Multi-tarea para no perder tanto el tiempo yendo de uno en uno y dándonos cuenta de que no encajan y hala a pasar a otro?¿No sería más inteligente trabajar con varios y seleccionar al que interese, (aunque todo esto suene realmente mal...)? Al menos nos queda la esperanza de que aprendemos con cada una de las relaciones fallidas que tenemos... ¿O volvemos a caer en la misma puta piedra?
Cuando dejamos una relación solemos llevar a cabo una retaíla de pautas típicas que suelen coincidir en todas las rupturas:
-Te haces propósitos de ponerte estupenda (los gimnasios, los endocrinos y los centros comerciales se comienzan a frotar las manos)
-Salir hasta las tantas, dormir hasta el medio día y comer cualquier cosa que pilles de la nevera.
-No dejar escapar ni un fin de semana sin dejar claro quién es la reina de la noche, estrenando modelito.
-Llamar a ésos "amigos" que siempre están ahí cuando te sientes... ¿Inquieta?
Mmmm… si, últimamente cumplo todas y cada una de las pautas jeje…
Luego esta el término "Folla-amigo" que tan de moda está cuando estás recién soltera y te sientes un poco "Inquieta". En realidad no es algo en lo que crea, porque si el tipo es encantador, tienes feeling, vais a cenar a sitios estupendo y encima es detallista contigo, acabas pillándote, con lo que deja de ser un simple Folla-amigo, si por otro lado es un capullo integral con el que exclusivamente os utilizáis para pasarlo bien, llega un momento que los silencios tensos sin conversación hacen que aquello deje de funcionar, deje de servirte incluso para un simple "Pasar el rato"...¿Entonces? ¿Qué puñetas hay que hacer? ¿Deberíamos romper nuestras pautas ya? ¿Tenemos miedo al corte de las primeras citas que normalmente salen bastante mal? ¿Tenemos miedo a que tras esa cena forzada con un medio desconocido no te pida nunca el móvil? ¿O realmente es mejor que ni siquiera te lo pido para no tener que obsesionarnos durante la siguiente semana con el puñetero móvil, sin para de mirarlo...?
En fin, nunca se sabe cómo se debe actuar, ni tampoco de qué forma. Será mejor, dejarnos llevar y no obsesionarnos más con nuestras pautas, porque sino me parece, que seguirán repitiéndose una y otra vez...
¿Será verdad que todo lo que va vuelve, que todo lo que sube baja y que todo lo que parece desaparece en un momento dado? ¿Será verdad que la vida es como una noria de sentimientos cíclicos que comienzan y acaban una y otra y vez?¿Será cierto que la forma circular es el icono más gráfico de la vida?

No hay comentarios: